Condiciones Comunes de Salud Mental

Los trastornos de ansiedad son un grupo de afecciones relacionadas, cada una con síntomas únicos. Sin embargo, todos los trastornos de ansiedad tienen una cosa en común: miedo persistente y excesivo o preocupación en situaciones que no son amenazantes. Por lo general, las personas experimentan uno o más de los siguientes síntomas:

Síntomas emocionales:

  • Sentimientos de aprensión o temor
  • Sentirse tenso o nervioso
  • Inquietud o irritabilidad
  • Anticipar lo peor y estar atento a los signos de peligro

Síntomas físicos:

  • Corazón palpitante o acelerado y dificultad para respirar
  • Sudoración, temblores y espasmos
  • Dolores de cabeza, fatiga e insomnio
  • Estómago revuelto, micción frecuente, o diarrea

Si bien algunos comportamientos asociados con el TDAH son “normales” y no son motivo de preocupación para la mayoría de las personas, alguien con TDAH tendrá problemas para controlar estos comportamientos y los mostrará con mucha más frecuencia.

Los signos de falta de atención incluyen:

  • Distraerse fácilmente y saltar de la actividad a la actividad.
  • Aburrirse con una tarea rápidamente.
  • Dificultad para centrar la atención o completar una sola tarea o actividad.
  • Dificultad para completar o entregar las tareas.
  • Perder cosas como útiles escolares o juguetes.
  • No escuchar o prestar atención cuando se le habla.
  • Soñar despierto o vagar por falta de motivación.
  • Dificultad para procesar la información rápidamente.

El trastorno bipolar es una enfermedad mental que causa cambios dramáticos en el estado de ánimo, la energía y la capacidad de una persona para pensar con claridad. Las personas con experiencia bipolar tienen estados de ánimo altos y bajos, conocidos como manía y depresión, que difieren de los típicos altibajos que experimentan la mayoría de las personas.

Mania- Para ser diagnosticado con trastorno bipolar, una persona debe haber experimentado al menos un episodio de manía o hipomanía. La hipomanía es una forma más leve de manía que no incluye episodios psicóticos. Durante los períodos de manía, las personas con frecuencia se comportan impulsivamente, toman decisiones imprudentes y toman riesgos inusuales.

Con el trastorno bipolar, el suicidio es un peligro siempre presente porque algunas personas se vuelven suicidas incluso en estados maníacos.

Depresión- Los bajos de la depresión bipolar son a menudo tan debilitantes que las personas pueden ser incapaces de levantarse de la cama.

El Trastorno de Personalidad Límite es  una condición caracterizada por dificultades para regular las emociones. Esto significa que las personas que experimentan BPD sienten emociones intensamente y durante largos períodos de tiempo, y es más difícil para ellos volver a una línea de base estable después de un evento emocionalmente desencadenante.

Esta dificultad puede conducir a la impulsividad, la mala imagen de sí mismo, las relaciones tormentosas y las intensas respuestas emocionales a los factores estresantes. Luchar con la autorregulación también puede resultar en comportamientos peligrosos como autolesiones (por ejemplo, corte).

El trastorno depresivo, frecuentemente conocido simplemente como  depresión,  es más que simplemente sentirse triste o pasar por un parche áspero. Es una afección grave de salud mental que requiere comprensión y atención médica. Si no se trata, la depresión puede ser devastadora para quienes la tienen y sus familias. Afortunadamente, con la detección temprana, el diagnóstico y un plan de tratamiento que consiste en medicamentos, psicoterapia y opciones de estilo de vida saludable, muchas personas pueden y mejorar.

Algunos sólo experimentarán un episodio depresivo en la vida, pero para la mayoría, el trastorno depresivo se repite. Sin tratamiento, los episodios pueden durar de unos meses a varios años

Los trastornos disociativos se caracterizan por un escape involuntario de la realidad caracterizado por una desconexión entre los pensamientos, la identidad, la conciencia y la memoria.

Los síntomas de un trastorno disociativo generalmente se desarrollan primero como respuesta a un evento traumático, como abuso o combate militar, para mantener esos recuerdos bajo control. Situaciones estresantes pueden empeorar los síntomas y causar problemas con el funcionamiento en las actividades diarias

Cuando te preocupas tanto por los problemas de comida y peso que te resulta cada vez más difícil enfocarte en otros aspectos de tu vida, puede ser un signo temprano de un trastorno de la alimentación. Sin tratamiento, los trastornos de la alimentación pueden apoderarse de la vida de una persona y llevar a complicaciones médicas graves y potencialmente mortales. Los trastornos alimentarios pueden afectar a personas de cualquier edad o sexo, pero las tasas son más altas entre las mujeres. Los síntomas suelen aparecer en la adolescencia y la edad adulta joven.

Los trastornos alimenticios son condiciones muy complejas, y los científicos todavía están aprendiendo sobre las causas. Aunque todos los trastornos de la alimentación tienen problemas de comida y peso en común, la mayoría de los expertos ahora creen que los trastornos alimentarios son causados por personas que intentan lidiar con sentimientos abrumadores y emociones dolorosas mediante el control de los alimentos. Desafortunadamente, esto eventualmente dañará la salud física y emocional de una persona, la autoestima y el sentido de control.

El trastorno obsesivo compulsivo (TOC) se caracteriza por pensamientos repetitivos, no deseados, intrusivos (obsesiones) e impulsos irracionales y excesivos de hacer ciertas acciones (compulsiones). Aunque las personas con TOC pueden saber que sus pensamientos y comportamiento no tienen sentido, a menudo son incapaces de detenerlos.

La mayoría de las personas tienen pensamientos obsesivos ocasionales o comportamientos compulsivos. Sin embargo, en un trastorno obsesivo compulsivo, estos síntomas generalmente duran más de una hora cada día e interfieren con la vida diaria.

Los eventos traumáticos, como un accidente, asalto, combate militar o desastre natural, pueden tener efectos duraderos en la salud mental de una persona. Mientras que muchas personas tendrán respuestas a corto plazo a eventos potencialmente mortales, algunos desarrollarán síntomas a largo plazo que pueden conducir a un diagnóstico de Trastorno de Estrés Postraumático (TEPT). Los síntomas del TEPT a menudo coexisten con otras afecciones como trastornos por consumo de sustancias, depresión y ansiedad. Una evaluación médica integral que resulte en un plan de tratamiento individualizado es óptima.

La mayoría de la gente piensa en la psicosis como una ruptura con la realidad. En cierto modo lo es. La psicosis se caracteriza como interrupciones de los pensamientos y percepciones de una persona que les dificultan reconocer lo que es real y lo que no. Estas interrupciones a menudo se experimentan como ver, escuchar y creer cosas que no son reales o tener pensamientos, comportamientos y emociones extraños y persistentes. Si bien la experiencia de todos es diferente, la mayoría de la gente dice que la psicosis es aterradora y confusa.

La psicosis temprana o del primer episodio (FEP, por sus que se refiere) a cuando una persona muestra por primera vez signos de comenzar a perder contacto con la realidad. Actuar rápidamente para conectar a una persona con el tratamiento adecuado durante la psicosis temprana o la FEP puede cambiar la vida y alterar radicalmente el futuro de esa persona. No esperes a dar el primer paso y prepárate con la información revisando estas hojas de consejos:

La esquizofrenia es una enfermedad mental grave que interfiere con la capacidad de una persona para pensar con claridad, manejar las emociones, tomar decisiones y relacionarse con los demás. Es una enfermedad médica compleja y a largo plazo. Aunque la esquizofrenia puede ocurrir a cualquier edad, la edad promedio de inicio tiende a ser a finales de la adolescencia a principios de los 20 para los hombres, y de finales de 20 a principios de los 30 para las mujeres. Es poco frecuente que la esquizofrenia se diagnostique en una persona menor de 12 años o mayor de 40 años. Es posible vivir bien con esquizofrenia.

Síntomas

Alucinaciones: Estas incluyen una persona que escucha voces, ve cosas u huele cosas que otros no pueden percibir. La alucinación es muy real para la persona que la experimenta, y puede ser muy confuso para un ser querido para presenciar. Las voces de la alucinación pueden ser críticas o amenazantes. Las voces pueden involucrar a personas que son conocidas o desconocidas para la persona que las escucha.

Delirio:  Estas son creencias falsas que no cambian incluso cuando la persona que las sostiene se presenta con nuevas ideas o hechos. Las personas que tienen delirios a menudo también tienen problemas para concentrarse, pensar confundida o la sensación de que sus pensamientos están bloqueados.

Para descargar un PDF con más información, haga clic aquí.

Hojas Informativas